Nuestros sabuesos y Curiosidades, por Berta Arriazu

 

El diccionario nos dice que sabueso es “el ‘perro de caza de olfato muy agudo; se incluyen en esta denominación diversas razas de tamaño mediano o grande, pelaje uniforme y hocico alargado.” Y aunque la definición correcta de sabueso, es un perro de caza de rastro, que caza en jauría y persigue a sus presas ladrando, en general, se aplica esta denominación a un tipo de perro que destaque por su gran olfato. Por ello, figuradamente, se llaman sabuesos o sabuesas (tiene femenino) a las personas (policías, detectives etc.) que son hábiles para investigar o descubrir cosas, que tienen un fino “olfato” para ello.

La palabra sabueso viene del latín segusius. Los romanos llamaban a este tipo de perro canis segusius o canis segutius. Se ha especulado bastante con el origen de esta palabra, afirmando algunos que viene de la raíz del verbo sequi (‘seguir’); otros, que vendría de una raíz germánica que es la misma que da en alemán el verbo suchen (‘buscar’). Para algunos, la palabra segusius tiene origen celta o galo porque los Segutii o Segusii eran un grupo de tribus celtas o galas que vivían en el arco de los Alpes al norte de Italia. Quizá estos animales pudieron ser en origen los perros característicos de estas tribus galas.

La Primera aparición en un diccionario español del vocablo la vemos en 1611, en “Origen y etimología de todos los vocablos originales de la Lengua Castellana” de Francisco del Rosal. Sin embargo, la Academia no lo incluyó en el suyo hasta 1885. Y es en el siglo XIX cuando empieza a ser frecuentemente utilizado.

La escritora Cecilia Böhl de Faber (Fernán Caballero), en el cuento “Los caballeros del pez”(1859), escribe:
“El caballero calló al oír estas razones; pero como era valiente y emprendedor, a la mañana siguiente, sin que lo sintiese la tierra, montó su corcel, cogió su lanza, llamó a su sabueso y se encaminó hacia el castillo”.

Jose Mª de Pereda en su novela “Pedro Sánchez” (1883) la usa (¿de forma metafórica? ¿son sabuesos reales o agentes de policía?) y pone en boca de Don Serafín Balduque, uno de sus personajes:
“-Arregle usted sus cosas aquí y en la posada, y deje lo demás de mi cuenta, que yo le prometo encerrarle donde no le huelan los mejores sabuesos de la policía. Después de encerrado, me encargaré también de descubrir el encierro a las personas que usted designe… Pero que sean pocas, porque secretos de muchos…”

Como “El Sabueso de los Baskerville” (1901) se ha traducido siempre la famosa novela “The Hound of the Baskervilles” de Conan Doyle. Y jugando también con el significado real y el figurado, hemos visto una serie en la televisión, “Sabuesos”, protagonizada por un detective y un perro que habla y que es mucho más inteligente que su dueño.
ABC (31/7/18) Max (Ramsés y Axel) y Alberto (Salva Reina) forman una particular pareja de detectives. El primero, un pequeño perro, aporta el olfato investigador que ayudará al humano a cumplir su sueño: resolver los casos policiales más complejos

STANDARD

HISTORIA

CUIDADOS